LAS MUELAS DE JUICIO

LO QUE TENÍAS QUE SABER DE LA MUELA DEL JUICIO

Uno de los tratamientos habituales en la clínica dental son los problemas causados por las muelas del juicio.
Aquí vamos a ver cuáles son los las principales situaciones que generan, su tratamiento y solución.
MUELAS DEL JUICIO
Las muelas del juicio, también llamadas cordales, llamadas así porque suelen salir cuando se ha adquirido cordura, a partir de 16 años, son los últimos molares que tenemos en la boca, los terceros molares. Puedes ver más información sobre cuando aparecen las muelas del juicio aquí.
El momento de su aparición no sigue normas, pueden aparecer a los 16, a los 30 o simplemente no aparecer.
En ocasiones hay una agenesia de cordales, que significa que dicha persona no las tiene porque no se han llegado a formar y no tienen el germen dentario de dicha muela.
Su aparición además suele ser en diferentes inclinaciones, desviaciones y múltiples posiciones.

¿HAY QUE SACAR LAS MUELAS DEL JUICIO?
Rotundamente no, salvo en casos excepcionales.
Los casos en que sí debería extraerse la muela del juicio son:
• Dolor de muelas, repetido de dicha muela, ya sea por problema de encía o caries.
• Posición anómala que hace que pueda dañar la muela adyacente.
• Necesidad para tratamiento de ortodoncia.
Cabe destacar que las muelas del juicio no mueven el resto de dientes, por lo tanto no es causa de extracción.

Aquí vamos a ver algunos ejemplos reales que han motivado una irremediable extracción de una de las muelas del juicio.

Cordal 38 con bolsa periodontal por la parte posterior donde se introduce comida y genera infección. Alta proximidad al nervio dentario inferior.
Cordal 18 que ha ido bajando por falta del cordal opuesto inferior. Puede provocar caries en 17 por apertura del espacio interdental.
Cordal 48 inclinado y ha creado caries en 47.
Cordal 48 en posición horizontal y con nervio dentario inferior superpuesto.

¿CUÁLES SON LAS PRINCIPALES CAUSAS DE DOLOR DE MUELA DEL JUICIO?
La principal causa es la pericoronaritis, esto es la inflamación de la encía que rodea la muela del juicio.
La encía que rodea la muela del juicio es una encía débil, blanda y no queratinizada, esto provoca que los restos de comida se introduzcan entre la encía y la muela y provoque inflamación e infección, con el añadido de la dificultad de higiene por lo posterior de su situación.

Otra es la aparición de caries que por posición son complicadas de tratar y la casi imposibilidad de hacer un tratamiento de conductos cuando la caries es grande.
EN QUÉ CONSISTE LA EXTRACCIÓN DE MUELAS DEL JUICIO
La extracción de estas muelas no suele ser un tratamiento complejo, aunque se necesita una correcta técnica.
Las muelas del juicio superiores no suelen tener ninguna complicación técnica pues al estar implantadas en el maxilar superior, éste es un hueso blando y suele ser rápido retirarla.

Las muelas inferiores tienen algunos factores que genera una mayor dificultad y mejor técnica.

Concluyen los siguientes aspectos.

1. El hueso mandibular es mucho más denso y duro lo que en ocasiones requiere una ligera osteotomía, es decir, liberar el hueso.
2. La proximidad del nervio dentario inferior que requiere en ocasiones de extrema cercanía a la raíz del molar una cierta pericia para no tocarlo.
3. Por último, la posición de estas muelas a veces requiere odontosección, es decir, cortar la muela pues se encuentra atrapada entre el hueso mandibular y la muela anterior.
TRATAMIENTO POSTERIOR A LA EXTRACCIÓN DE MUELAS DEL JUICIO
El tratamiento más habitual es antinflamatorios y antibióticos.
En casos de dolor intenso y si la situación médica de la persona lo permite también se pueden añadir corticoides para reducir aún más la inflamación y el dolor.
También pueden ayudar los colutorios antisépticos como la Clorhexidina.
En las muelas inferiores, principalmente, se suelen poner puntos de sutura.

CONSECUENCIAS POSTERIORES A LA EXTRACCIÓN
Estos son los posibles efectos que pueden aparecer tras la extracción de una muela del juicio.

• Dolor intenso y de larga duración principalmente en los casos que se ha hecho osteotomía, ya que el corte de hueso provoca inflamación.
• Dolor intenso por infección, generalmente alveolitis seca, y principalmente en fumadores.
• Trismus, esto es dificultad para abrir la boca, ya sea como consecuencia del acto quirúrgico como por infección.
• Sensación de adormecimiento de labio o lengua, puede ser por el acto quirúrgico y proximidad al nervio o por inflamación.
• Hematomas que se hacen evidentes en la parte externa de la cara.
En todos estos casos según vayan pasando los días o semanas van mejorando los síntomas.

En definitiva y como conclusión valorar de manera crítica la extracción de las mismas y actuar sólo en caso de necesidad.

Te gusto la nota? compártelo!

Haz una pregunta al dentista

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *